Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información. cerrar

Spanish English French German Italian Portuguese


3.2333333333333 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Media: 3.23 (15 Votos)

El tercer y último día de viaje vamos a pasar de las temperaturas muy agradables en Yosemite al calor infernal de Death Valley, muy conocido por las andanzas de los dibujos animados del Correcaminos y el Coyote, que tienen lugar aqui, y por tener las mayores temperaturas de todo Estados Unidos y el punto más bajo de Norteámerica, Badwater, que se encuentra a -85 metros sobre el nivel del mar.

Nos levantamos pronto, y desayunamos en una de las panaderías / pastelerías que se encuentran a la entrada de Mammoth Lakes, y aunque cerca de Mammoth Lakes hay un par de cosas recomendadas por la guía (coger el teleférico y subir a ver las vistas de Sierra Nevada, o visitar Devil's Postpile, unas columnas de basalto situadas en las cercanías) nos decidimos por salir pronto hacías las Vegas, y a la postre fue una decisión muy acertada porque la visita y el viaje hasta las Vegas nos llevó bastante más tiempo del previsto y llegamos a las Vegas a eso de las 7 de la tarde, ya de noche cerrada..

El viaje comienza bajando por una carretera / autopista que bordea de Norte a Sur todo Sierra Nevada, y en donde no paramos de pasar a los espectaculares camiones y trailers americanos, tan vistos en las películas. Paramos en Lone Pine, a unas 40 millas, para llenar el depósito de combustible del coche y coger un par de botellas de agua para cada uno, pues en Death Valley apenas hay una gasolinera en Furnace Creek, y por la época del año en la vamos a este desierto está recomendado llevar al menos 4 litros de agua por persona para hidratarse y por si acaso tenemos algún percance con el coche y tenemos que esperar el auxilio de un ranger u otro coche que pase por la carretera. Justo en Lone Pine se encuentra el monte Whitney, la montaña más alta de Norteamérica.

Al llegar a Lone Pine, cruzamos el pueblo y cogemos un desvío a la izquierda que nos lleva hacia Death Valley. La temperatura empieza a subir rápidamente, llegando en muy pocas millas a los 110º F, cuando nos habíamos levantado en Mammoth Lakes a unos 78º F.

Carretera en Death Valley

El paisaje se vuelve rápidamente muy desértico, y sólo sobrevive como vegetación principal los Joshua Trees, un curioso cactus que tiene forma de hombre orando, y de ahí su nombre. Lo primero que nos encontramos es un desfiladero donde paramos a ver la vista en Father Crowley Point, y luego las dunas de Panamint, que es donde se encuentra la caseta de los ranger. Aquí, al contrario que en el resto de los parques nacionales, no hay una barrera y un ranger que te cobra, sino que, debido al calor existente, a la izquierda de la carretera, bien señalizado, se encuentra una caseta con un cajero automático donde puedes pagar los $10 dolares que cuesta entrar al parque. El cajero te da un ticket de pago que luego debes presentar en Furnace Creek, en el área de visitantes, para que te lo cambien por un distintivo para el coche. Ojo con saltarse estos cajeros y no pagar, porque si te cruzas con un ranger, que están dando continuamente vueltas por el parque para ayudar en caso de avería a los visitantes, y no llevas el distintivo en el coche o el ticket de haber pagado te pondrá una cuantiosa multa.

Mesquite Flat Dunes

Tras llegar a Furnace Creek, hacer los trámites pertinentes y obtener a cambio el distintivo para el coche y el mapa del parque, comemos (es el único sitio donde puedes comer en todo el parque) y nos dirigimos a Badwater, el punto más bajo de Norteamérica, pues se encuentra a 80 metros por debajo del nivel del mar. A pesar de habernos refrescado bastante en Furnace Creek, el calor aquí es asfixiante, unos 118º F, por lo que apenas se puede estar fuera del coche.

Nuestro siguiente destino es Artist Drive, un camino circular de dirección única  y donde se pueden ver unos espectaculares estratos de roca de múltiples colores, sobre todo en la parada de Artist Palette.

Al poco de salir de Artist Drive y volviendo hacia Furnace Creek se encuentra Golden Canyon, un precioso cañón con las paredes de color oro (de ahí su nombre) pero que debido al calor que hace sólo nos adentramos unos pocos metros al inicio del cañón por una zona de sombra.

De vuelta a la carretera principal que cruza Death Valley, en lugar de ir a la izquierda, que volveríamos a Furnace Creek, nos dirigimos hacia la derecha, donde se encuentra Zabriskie Point, un mirador con una preciosa vista de las formaciones geológicas del valle de Death Valley. Sin embargo, desde el parking hasta el mirador hay apenas unos empinados 200 metros que hacen que a nuestra vuelta al coche debamos tomar casi media botella de agua para hidratarnos.

Zabriskie point

Nuestra última parada en Death Valley es Dante´s View, una carretera de unos 15 kilómetros que termina en este mirador situado justo encima de Badwater, lo que nos permite ver una espectacular vista de todo el valle.

Dante's view

Por último, para ir a las Vegas cogemos una nueva carretera bien señalizada que parte de Death Valley Junction y nos lleva por Pahrump hasta las Vegas, donde devolvemos el coche.

Buscador

CONTENIDOS RELACIONADOS

San Francisco

SAN FRANCISCO

Yosemite

YOSEMITE

Las Vegas

LAS VEGAS

BÚSQUEDA DE HOTELES

Booking.com